¿Qué es una comunidad energética?

Category: Comunidades energéticas

Es  la fórmula que permite generar, consumir y gestionar el autoconsumo colectivo por parte de un conjunto de socios (entre los que podemos encontrar a la ciudadanía en general, asociaciones, cooperativas, empresas, administraciones públicas, entre otras

Articula tanto la producción como el consumo de energías renovables en un ámbito local. Estas comunidades pueden hacer al mismo tiempo generación, distribución, suministro, mutualizar compras, almacenar excedentes, dar servicios para la mejora de la eficiencia energética, organizar puntos de recarga de vehículos eléctricos, etc.

 El objetivo de las comunidades energéticas es promover un modelo de consumo energético alternativo que tenga en cuenta las renovables, pero también una gestión comunitaria de la energía. Dentro de ese ámbito, una de las posibilidades que tienen las comunidades energéticas es acometer instalaciones de autoconsumo colectivo, de manera que a través sobre todo de placas fotovoltaicas se abastecen de su propia energía y los excedentes se vierten a la red.

Las comunidades energéticas no son un concepto técnico sino una manera de gobernanza. Se inician cuando una serie de personas en el ámbito local se agrupan para desarrollar proyectos energéticos que generen beneficios ambientales o sociales a la comunidad local donde se desarrolla.

Así pues, las comunidades energéticas se organizan con la premisa de buscar beneficios para la comunidad de distintas maneras. Algunas abordan la pobreza energética, de manera que un porcentaje de energía de sus proyectos se destina a familias sin recursos, otras se articulan para realizar talleres, aulas de energía o desarrollar proyectos de vehículos eléctricos para uso compartido. Además, pueden optar a la construcción de una instalación de autoconsumo colectivo. 

En una comunidad de vecinos, en un barrio o en un polígono industrial se puede apostar por el autoconsumo compartido, invirtiendo en una instalación fotovoltaica que abastezca a todos los miembros de la comunidad o incluso a la localidad donde se ubica.

Para convertirse en una Comunidad Energética se tiene que crear una única entidad jurídica (por ejemplo, una cooperativa, sociedad limitada, asociación, etc.) cuya finalidad sea contribuir a crear un sistema energético eficiente, descentralizado, justo y colaborativo, que se base en la participación voluntaria de los propios socios y que persiga la obtención de beneficios tanto energéticos, como sociales y medioambientales para los miembros de la comunidad y/o para la localidad en la que desarrolla su actividad

En cuanto a la búsqueda de beneficios económicos, la directiva europea de energías renovables indica claramente que no se pueden obtener ganancias financiaras con los servicios prestados a los socios de la comunidad.

Es importante recalcar el carácter abierto, voluntario y autónomo de la comunidad energética local en la que son los propios socios los que controlan y se hacen responsables de toda la cadena de producción de energía, desde la producción hasta el consumo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba